Revelaciones de la conspiración de Cepeda contra Uribe, eslabones perdidos
Postconflicto

Revelaciones de la conspiración de Cepeda contra Uribe, eslabones perdidos

marzo 1, 2018

Iván Cepeda conserva en su viejo escritorio de madera en la oficina 638B del capitolio una fina reserva de ron cubano para descorchar el día que Álvaro Uribe caiga en prisión. Es un sabueso que desde el año 2011 cuando asumió en la Comisión de Derechos Humanos en la Cámara de Representantes no ha hecho otra cosa que legislar en función de cumplir su sueño de ver Uribe derrotado. Con un salario de más de $20 millones, asesores en su Unidad de Trabajo Legislativo, apoyo de fundaciones Cajar, Movice, Comité de presos políticos y de periodistas abiertamente enemigos del expresidente, Cepeda le declaró la guerra. Y se la va ganando.

Ya tiene una importante victoria encima con la decisión de la Corte Suprema que volteó la investigación por la manipulación de falsos testigos y ahora el investigado es Álvaro Uribe. Además, sus denuncias han pesado en el juicio contra Santiago Uribe y ha sido parte en la mayoría de los procesos que tocan al jefe del Centro Democrático.

A pesar del cumulo de evidencias que demuestran la conspiración de Cepeda en las cárceles del país, la defensa del expresidente no logró documentar el caso de tal forma que la fuerza de los hechos dejaran a la Corte Suprema sin otra opción que investigar. Seguir adelante con un proceso en el que se cotejaran pruebas, se revisaran documentos que se redactan en la oficina del parlamentario, se cotejen las entradas a su despacho por parte de una emisaria de los paramilitares que buscaba beneficios a cambio de declaraciones contra el expresidente y se escucharan sus llamadas, cosa que si se hizo al denunciante cuando se ordenó chuzar el teléfono de Uribe.

EL ESLABÓN PERDIDO 

Mercedes Arroyabe fue la abogada de Pablo Hernán Sierra y Juan Guillermo Monsalve, dos de los falsos testigos contra el expresidente, que forman parte del dossier armado por Iván Cepeda. La jurista antioqueña, quien representa a una larga lista de paramilitares de mando medio dispuestos a decir lo que sea con tal de recuperar su libertad y obtener beneficios, fue una ferviente visitante al despacho de Cepeda en las oficinas 416 638b y 636b del Congreso de la República.

Su papel en realidad era el de llevar y traer razones en función de obtener declaraciones contra el expresidente a cambio de ‘favores’ que tramitaba el congresista bajo el disfraz de gesto humanitario.

La interlocución con la abogada Arroyave fue inicialmente exitosa y comenzó la cooperación mutua entre Cepeda y los testigos Sierra y Monsalve entre otros. El pedido era sacar a sus familias del país, cambio de lugares de reclusión y por supuesto ayudas económicas. Todo se hizo.

El senador Cepeda, más robusto políticamente y cercano a Palacio por su rol en la negociación de paz, buscó a gobiernos amigos como Argentina y Uruguay para litigar en favor de los testigos y sus familias. Logró que bajo el disfraz de la Comisión de Derechos Humanos del Congreso, esos presos redactaran de manera anticipada cartas solicitando su visita y luego tramitarles auxilios a través de fundaciones como el Comité de Solidaridad con los presos políticos,organización a la que Cepeda le dona parte de su sueldo a cambio de apoyos como vuelos, gastos y asesorías.

En el 2014 Uribe se preparó para el ‘Para-Debate’ y contrató los servicios del investigador privado Obed Herrera para recolectar testimonios que comprometen directamente a Iván Cepeda con paramilitares que fueron motivados a declarar en contra de Uribe. Ellos son Jesús Henao Aguilar alias Simón del bloque Metro de las AUC y Gabriel Muños Ramírez – excomandante en los municipios de San Carlos, San Rafael, Guatapé- quienes confesaron que Cepeda les ofreció dinero y privilegios como sacar a sus familias del país a cambio de su declaración contra el expresidente.

El primer testimonio corresponde al del paramilitar Gabriel Muñoz: “fui llamado por el doctor Iván Cepeda que la abogada me lo trajo aquí donde el director de la cárcel. (…) El doctor Cepeda le dijo al director de la cárcel que se saliera para hacerme unas preguntas. Me preguntó que si yo conocía a Álvaro Uribe. Yo le dije que por televisión”, también dijo que le pidió “que dijera que nosotros le habíamos colaborado (a Uribe), que ‘Jota’ (jefe paramilitar) lo apoyaba en la política cosas así. Yo me enojé y le dije que no prestaba para ese juego porque él estaba con Álvaro Uribe peleando y que seguro era por política. Hasta ahí yo me retiré. Después la doctora Mercedes siguió insistiéndome a mí que hablara. Ella me insistía para que hablara”.

La segunda declaración contra Cepeda es la del paramilitar Jesús Henao: “como en el 2012 vino el doctor Iván Cepeda y me entrevistó aquí en la dirección. Yo pensé que la entrevista va a ser basada sobre el tema humanitario sobre las fosas, donde yo le manifesté que tenía unas fosas para entregar (…) Me dijo que no le interesaba el tema de las fosas y que lo que le interesaba era que yo le sirviera de testigo y que dejara grabar una entrevista donde yo manifestara que el doctor Álvaro Uribe había estado en un caso de un guerrillero que fue dado de baja en el municipio de Vegachí” dijo el paramilitar Jesús Henao. Agregó en la entrevista con el investigador de Uribe que Cepeda le pidió “que dijera que el doctor Uribe y Santiago (Uribe) habían estado en una finca donde nosotros habíamos capturado al guerrillero que le había dado una cachetada y que había ordenado que lo asesinara. Que él necesitaba que yo le diera esa entrevista”.

A pesar de que ella es la clave para encontrar la verdad y determinar el verdadero papel de Iván Cepeda en la construcción de un libreto contra Uribe no ha despertado mayor atención. ¿Interrogó la Corte o la defensa a la abogada Mercedes Arroyave?

Estas son todas las pruebas de Álvaro Uribe contra Iván Cepeda presentadas ante la Corte

 

Más pruebas:

 

A menos que la defensa presente nuevas pruebas y logré cautivar a la Corte con una de las tantas lineas de investigación que hay en torno a la relación de Cepeda con falsos testigos está libre de responsabilidades judiciales y el congresista incluso podría ganarle una demanda a la Procuraduría por según él extralimitarse en la investigación en su contra por el mismo caso y que le abrió el entonces procurador Alejando Ordóñez. En la demanda Cepeda pide expresamente: ”reparación integral de los daños morales y materiales causados en su contra”.

EL GATILLO DE LA JEP

La participación de Iván Cepeda en la recta final del proceso de la Habana fue tan activa que aparecía en todas las reuniones determinantes y tenía linea directa y confianza con ambas partes; construyó lazos de amistad con el presidente Santos y destapó del todo su camaradería con los comandantes de las Farc. Un delgada linea entre mediador, negociador o militante.

Su intervención fue en dos frentes importantes: la construcción de la Justicia Especial Para la paz (JEP) -un instrumento con zonas grises en lo jurídico que podrían ser utilizadas para intentar meter a Uribe a la cárcel- y en los capítulos de mujeres, niños y victimas de violencia sexual, el tema que definitivamente es la piedra en el zapato para las Farc de cara a las cortes internacionales.

En ambos temas determinantes, está la mano de Iván Cepeda ésta vez a través de su esposa Pilar Rueda. En principio fue asesora de las Farc en la Habana en el tema de genero y ahora trabaja en la Secretaría General de la JEP en temas de violencia sexual.

Cepeda, al igual que otros hijos con apellidos históricos, ha sabido vivir a costillas del honor de sus padres fallecidos. La fundación Yira Castro, creada en honor a la mama del senador Cepeda, militante de la Unión Patriotica, es un organización bien tratada en la contratación de una de las entidades del gobierno. La Unidad de Tierras cuenta con acompañamiento permanente de la Fundación Yira Castro a cambio de jugosos contratos.

Aunque el poder de Cepeda con las Farc, el gobierno y la JEP, tienen a Uribe casi que contra las cuerdas., el hecho es que la decisión de la Corte Suprema ha sido desestimada. Se trata de un serio precedente previo a las elecciones, en el que un expediente es volteado con el único propósito de exonerar a una persona cuya responsabilidad es evidente y crear el escenario para chuzar, con apariencia de legalidad, las comunicaciones del líder de la oposición al actual gobierno de Juan Manuel Santos.

(Visitas Totales 30.642 - Visitas Hoy 1 )

Sobre el autor

El Expediente


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El Expediente
Teléfono: 3132161175
Contáctenos: info@elexpediente.co