¡Nos vendemos al mejor postor!

Por: Fernando Torres Mejía

Esta es la consigna o mejor la realidad que se vive al interior de un partido que en los últimos gobiernos se acomoda sin ninguna vergüenza, sin ningún pudor, porque lo único que les interesa es estar ahí, así esto implique vender sus principios al mejor postor, bajo la figura “romántica” del gran acuerdo nacional.

No les importo el comportamiento vil, cobarde y traicionero que demostró el candidato de la izquierda para lograr su objetivo.

Hoy podría decir que los parlamentarios del partido conservador, como muchos otros colombianos, están hechos unos “idiotas” y están embrujados con el “cambio” de personalidad que aparentemente está mostrando el presidente electo, olvidando por completo la clase de personaje que es, no sé si la santería a que recurre su vicepresidente están surtiendo efecto sobre el comportamiento de los que hoy están “derretidos” a los pies del que solo falta que lo llamen “mesías”.

Los primeros meses del gobierno del presidente del “cambio” será una luna de miel e iniciará a “comprar” a todos, hacer algunos nombramientos en su gabinete, que “calme las aguas” y mostrar resultados que en principio serán convincentes, hasta el punto en que muchos empezaran a irse en contra de los que aún estamos firmes y no bajaremos la guardia para hacerle oposición, porque no nos dejamos deslumbrar ni tampoco vamos a estar como caballos cocheros.

Después de un tiempo, que no será más de un año y cuando una inmensa mayoría de colombianos se sienta que estamos frente al mejor gobierno y que muchos estábamos equivocados, se destapara el real propósito de la llegada al poder de esta izquierda, donde el país empezara a perder su patrimonio más preciado, su democracia.

Si se revisa la historia, encontrarán las coincidencias con el gobierno de Chávez, se está haciendo el mismo recorrido y pronto vendrá el cambio en la constitución al precio que sea, o ¿es que los “honorables” padres de la patria, no nos han demostrado que “el todo vale”?, que ¿“por la plata baila el perro”?, y que claramente, NO se van a quedar por fuera del “acuerdo nacional”. Otra señal que nos indica para donde vamos, sería la eliminación de la procuraduría, que sabemos que para esto se requeriría una reforma constitucional, lo que desborda la competencia del congreso, ni siquiera por un referéndum se puede eliminar un órgano de control, es decir la única vía sería una asamblea constituyente, con lo cual aprovecharía para incluir un artículo para su reelección indefinida. Aclaro que estoy de acuerdo en eliminar esta institución que se ha convertido en el fortín político para la repartición de puestos.

El partido conservador, así como los demás que apoyaron a Fico y a Hernández, si fueran coherentes, tuvieran principios y doctrina, deberían hacer oposición y la razón es simple, perdieron las elecciones y su filosofía no se identifica con la de la izquierda ni mucho menos con las propuestas de campaña de Petro.
Recordemos que la izquierda avanza debido a su capacidad de infiltración, a su agresividad en la defensa de sus políticas, a su constancia, disciplina y organización, lo que contrasta con la pasividad y la apatía de la derecha que sienten temor que se les matricule de esta forma.

Es claro que a los congresistas, no se eligen para que se acomoden con el gobierno de turno, sino para que cumplan unas funciones constitucionales y legales que se las otorgaron sus electores.

La democracia pende de un hilo y no hay derecho a que ahora la inmensa mayoría de los partidos, quieran arroparse con la misma cobija del nuevo gobierno, si es así, entonces nos preguntamos, ¿para qué se hizo una campaña tanta sucia como la que acabamos de vivir, y para que tantos ataques y terrorismo que crearon alrededor de Petro, si al final iban a estar con él?, en otras palabras, no importa lo que suceda porque como siempre ¡Nos vendemos al mejor postor!.

(Visitas Totales 716 )
Salir de la versión móvil