Colombia, “potencia mundial” del terrorismo y la delincuencia

Por: Fernando Torres Mejía

Hay que aclararle a los colombianos y a la comunidad internacional que el grupo terrorista ELN, no secuestra, retiene; no extorsiona, recauda impuestos; no cobra rescates, recibe contribuciones, estos serían entonces los argumentos por los cuales el ministro del interior propone financiarlos, sí, a esos cuyo producto del secuestro no es nada comparado con lo que reciben por su principal actividad, el narcotráfico, entonces manifiesta: “tenemos que llegar a la realidad que si le vamos a pedir a una organización ilegal, que vive de acciones ilegales, que deje de hacer esas acciones ilegales, hay que buscar la solución y seguramente la comunidad internacional nos pueda ayudar a financiarlos”.

Este nefasto gobierno corrobora con sus acciones y salidas en falso que están a favor de los delincuentes al querer buscarles fuentes de financiación en lugar de ayudar a las víctimas, más bien debería estar buscando como favorecer a los pobres y no a estos terroristas que han demostrado no querer la paz y que, por el contrario, saben que el narcotráfico es más rentables y les permite vivir sabroso, en conclusión, no solamente hay que pagarle a los delincuentes para que no maten, sino que hay que financiarle sus actividades. 

Por el secuestro del padre de Luis Díaz, la delegación de negociadores del gobierno dice que para evitar una crisis de la mesa de diálogo les van a exigir a los del ELN que renuncien a esta práctica, cuando es una de sus fuentes de financiación y esto no es un secreto aunque “pobrecitos” necesitan que les busquemos recursos para que paren sus actos delictivos, por cierto, no abra crisis y seguirán asesinando, secuestrando, etc., lo que significará un gran triunfo para el ELN y una gran derrotado del Gobierno.

Por cierto, producida la liberación, la ONU sale en defensa del grupo guerrillero y dice que eso fue un ejemplo de confianza, entonces ¿debemos estar agradecidos y seguir las normas de “conducta” de esta agrupación?, pero además al preguntarle a Carlos Ruiz Massieu, representante de este organismo internacional sobre el carro de valores de la Brinks en la liberación, respondió de manera irónica y sarcástica “los colombianos son muy creativos”, bueno es mejor que nos consideren creativos y no ingenuos

Ahora bien, nos hemos vuelto un país donde se pagan las extorsiones y los rescates bajo la mirada de un gobierno cómplice y es que ver en la liberación de Mane Díaz un carro de valores de la Brinks “escoltado” por un miembro de la ONU, el mismo que después acompaña al liberado, no tendría otra explicación de que se trató del pago por su liberta, que de ser esto cierto, ya es hora de que también se desmovilicen estos personajes de las misiones internacionales.

Algunos han salido a decir que lo del carro de valores fue una coincidencia, no nos crean tan pendejos, para poder hacer fechorías hay que ser inteligente cosa de lo que carece este gobierno y algunos dirán “pero si la iglesia, la misma ONU, el ejército lo niegan”, obvio que no lo van a reconocer porque claramente esto es una extorsión y no quieren ser tildados de cómplices, por cierto ¿será que la Brinks se pronunciará sobre este hecho? 

¿Van a hacernos creer que estos terroristas se exponen a un secuestro con todo lo que esto implica, para luego liberarlo sin hacer el espectáculo a que nos han acostumbrado cuando han hecho las otras entregas?, no nos crean tan ingenuos. 

Lo único cierto es que seguimos con secuestrados de primera y segunda, claro que debemos estar felices por la liberación de Mané, pero se desplazó, tomó el aparato gubernamental y militar por más de 12 días porque se trataba del padre de Luis Díaz, mientras que para los demás secuestrados no se ha hecho absolutamente nada y a eso sumémosle que los demás secuestrados no tienen el poder económico, por cierto, ¿será que el ELN les expidió la factura electrónica que muy seguramente la DIAN les exigirá cuando reporten ese “gasto” en la declaración de renta?

Mientras al enemigo no se le debilite en el campo de batalla, jamás se conseguirá la paz que tanto anhelamos, por eso es por lo que este gobierno ha preferido pagar un millón de pesos por no matar, y con el argumento que los grupos ilegales requieren ser financiados para poder adelantar el proceso de paz, será Colombia, “potencia mundial” del terrorismo y la delincuencia.

Salir de la versión móvil